jueves, 22 de septiembre de 2016

Yo no quiero amar a nadie más



Poema basado en la canción (I don't wanna love somebody else - A Great Big World)


Aposté todo por tu amor,
pensando que iba a ganar,
pero todo eso ya se acabó,
y yo no quiero amar a nadie más.

Nosotros dejamos que se fuese,
y aún vivo lo quisimos enterrar,
y ahora en mi cabeza grita siempre,
yo no quiero amar a nadie más.

Sé que no debería esperarte,
ni imaginar una falsa realidad,
sé muy bien que te marchaste,
pero yo no quiero amar a nadie más.

Vivo de falsas esperanzas,
de que un día volverás,
y aunque la soledad me mata,
yo no quiero amar a nadie más.

Pensé que te cambiaría,
que te ayudaría a luchar,
pero siguen pasando los días,
y yo no quiero amar a nadie más.

Imaginé tantas historias contigo,
aun sabiendo que no hay marcha atrás,
de verdad pensé que eras el destino,
y ahora no quiero amar a nadie más.

Sé que todo ha acabado,
que te debo dejar atrás,
y aunque sea un extraño,
yo no quiero amar a nadie más.

miércoles, 21 de septiembre de 2016

Si tú me dejas, yo quiero serlo





Quiero ser el café que abra tus ojos cada mañana,
el vestido que te hace sentirte tú misma,
la luna que alumbra cada noche tu ventana,
y la aguja que cose cada una de tus heridas.

Quiero ser el fruto de tus heridas y sonrisas,
quiero ser la suma de tus fallos y virtudes,
quiero ser el porqué de cada uno de tus días,
quiero ser las alas que te lleven hacia las nubes.

Quiero que tu pasado se quede vestido,
pues yo quiero desnudar tu futuro,
quiero construir el puente más bonito,
donde tus fantasmas construyeron un muro.

Quiero vivir la vida que me enseñas,
y mientras tanto enseñarte el mundo,
así,
que si tú me dejas,
quiero ser todo tuyo.

martes, 13 de septiembre de 2016

La armadura del olvido




Destrozaste de un soplido mi armadura del olvido,
posándote en el epicentro de todo mi dolor,
y yo que pensaba que al no morir seguía vivo,
descubrí que no vivo si no tengo tu amor.

Fuiste un tornado cuando menos lo esperaba,
yo pensaba que en esta tregua no ibas a aparecer,
mostraste al corazón lo que la razón negaba,
volviéndolo intranquilo si no te puedo tener.

Cobraron luz esas ruinas olvidadas,
se despertó el guerrero dispuesto a luchar,
otra vez me toca discutir con la almohada,
que aún no entiende que te quiera olvidar.

Tan sólo déjame morir con las cenizas
de ese amor que un día fue un gran incendio,
por favor, sólo te pido que no insistas,
no resucites aquello que ya estaba muerto.

miércoles, 31 de agosto de 2016

La incertidumbre entre dos almas



Si no te quiero todavía es porque el olvido hizo mella,
pero sé que te quise más que ninguna otra cosa,
y aunque ahora en el cielo esté viendo más estrellas,
sé que entre un millón tú siempre fuiste la más hermosa.

Quizá hoy en mi corazón no ocupes el hueco que ocupaste,
puede que mis ojos no se vuelvan a emborrachar de tu figura,
pero si sé que el día que decidiste marcharte,
marcaste en mi tierra un surco de amargura.

Puede ser que otro sea el que nade en tus ojos color caramelo,
y puede que yo me pierda en el mar de otra mujer,
puede que otro hombre sea el que te prometa el cielo,
pero ten por seguro que como yo nunca te va a querer.

No sé si nuestros caminos encontrarán un jardín común,
no sé si la vida mezclará nuestros deseos,
no sé si el destino brindará a nuestra salud,
solo sé que si así es, yo aquí te espero.

miércoles, 24 de agosto de 2016

Humildad




Un ruido acolchado de unos pies por el pasillo,
la lámpara proyecta la sombra de una espalda caída,
le beso el alma perdonándole que se hubiese ido,
y con ternura en los ojos le vuelvo a introducir en mi vida.

Me siento a recordar el motivo por el que huyó,
y me vienen flashes de aquel ciego que se niega a mirar,
de dos espaldas enfrentadas que se aferran al rencor,
haciendo con todo esto que huyese la humildad.

Cuando miramos las cosas como las queremos ver,
y olvidamos amarlas tal y como son ,
cuando solo buscamos hacernos querer,
e instrumentalizamos algo tan grande como es el amor.

Cuando nos sentimos grandes por ser amados,
y olvidamos que la felicidad radica en el amar,
cuando cada vez que damos esperamos algo,
y medimos con precisión quien se sacrifica más.

Ahí perdemos el brillo de un corazón enamorado,
perdemos el tacto que nos da la bondad,
se vuelve de hielo ese corazón interesado,
que sin la humildad ha dejado de amar.

miércoles, 17 de agosto de 2016

Aquí te espero



Busco el volcán que dicen que hay tras tu pecho,
pero al enfrentarme a tu figura solo veo flores,
flores que nacen desde tus pies hasta tu pelo,
aquel que me dibuja un sol de mil colores.

Me quedo nadando en tus ojos verdes,
que cuando me miran me sacan del paisaje,
que me hacen sentir único en mi especie,
y matan mi dolor cuando su luz me invade.

Delicada primavera repleta de espinas,
que dibujas con cuidado cada uno de mis sueños,
que me levantas y me dejas sin que yo te lo pida,
y caminas por encima sin saber que te quiero.

Lo imposible dicen que solo cuesta un poco más,
pero en tu caso yo lamento que marque las distancias,
distancias que separan tu vida y mi verdad,
que me intoxican regando solo falsas esperanzas.

Quisiera cambiar el tiempo y la distancia,
para sentirte aunque sea dentro de un posible objetivo,
para saber que el querer es lo único que separa,
que mi mundo gire dentro del mar de tu ombligo.

Pero no todos los sueños que soñamos tienen sentido,
muchas veces nuestro corazón decide separarse del cerebro,
provocando una explosión que despierta al dormido,
un dormido que repite "para cuando me quieras aquí te espero".


domingo, 31 de julio de 2016

Amar amando



Trazar una sonrisa con la punta de los dedos,
desenredar con mis manos los nudos de tu alma,
pintar con detalle cada brillo de tus ojos,
e intentar desplegar las alas que nacen en tu espalda.

Esquivando el orgullo atado a tus pasos,
conociéndome a mí mismo a través de tu espejo,
conociéndote deprisa mientras te amo despacio,
sintiéndote muy cerca aunque aún estés lejos.

Enamorándote cada día como si fuera el primero,
abrazándote para demostrar que somos una carne,
inventando nuevas formas de decir te quiero,
soñando cada día con volver a besarte.

Humillarme por ti es amar desde otro ángulo,
ya que el amor del sirviente lo entrega todo,
porque el amor sin sacrificio no es un amar amando,
y mientras amamos florece nuestro "yo" más loco.